¿Qué pedimos a un hotel en nuestros viajes?

La previsión no es nuestro fuerte y el 90% de las ocasiones en que necesitamos un hotel lo necesitamos para ya, así que hemos optado por contar con una par de webs de confianza en las que rápidamente buscamos lo que necesitamos. Claro que no siempre nuestras necesidades son las mismas, ni el presupuesto, así que tenemos que ajustarnos al momento y decidir en base a las prioridades.

En España utilizamos bastante los establecimientos de Ibis Budget. ¿Que los hay mejores? seguro que sí, pero para nosotros son más que suficiente: están en las principales ciudades, ofrecen tarifas ajustadas y sabemos de antemano lo que vamos a encontrar. No podemos pedir más a precios tan competitivos y la mayor parte de las veces representan una opción segura para nosotros. Además, la ducha es espectacular, con una excelente temperatura y presión del agua.

Por una noche podemos pasar sin wifi (¡mentira!) pero si buscamos alojamiento para más tiempo es requisito indispensable que el hotel nos ofrezca conexión a internet ¡y si va incluida en el precio mucho mejor! Cada vez da más rabia tener que pagar un extra por este servicio, tratándose de algo imprescindible hoy en día, por no mencionar las tarifas abusivas que solicitan algunos hoteles. Trataremos de hacer referencia a este aspecto de ahora en adelante en nuestras recensiones de hoteles, ya que sabemos que es algo muy valorado por todos.

Por supuesto, la higiene es requisito indispensable. A veces no importa si tenemos que dormir en un hostal, pensión o cualquier otro lugar, pero unas sábanas limpias y un cuarto de baño aceptable no deben faltar. Puede ser más o menos antiguo, pero limpio ¡por favor!

Si vamos a quedarnos unos cuantos días visitando una ciudad europea, nos gusta elegir un alojamiento céntrico. En este caso, preferimos estar mejor situados y poder movernos bien por toda la ciudad antes que alojarnos en un hotel de calidad superior. Si encontramos ambas cosas y además nos ofrecen una buena tarifa, mejor que mejor.

El precio es otro de los factores determinantes para nuestra elección. Claro que nos encantan los hoteles de lujo y demás establecimientos con encanto, pero si vamos a conocer una ciudad, preferimos dedicar la mayor parte de nuestro presupuesto a disfrutar del destino, ya que normalmente sólo regresamos al hotel a dormir. En otras ocasiones, el alojamiento es un punto clave del viaje, entonces consideramos invertir algo más en él ya que nos ofrece un valor añadido. Puede ser el caso de una casa rural o un establecimiento con unas características muy especiales, por su localización o historia, por ejemplo.

¿Cómo buscamos los hoteles dónde nos alojamos? Normalmente tomamos como base tres webs de alojamiento, una para precios y las otras dos para consultar opiniones de huéspedes anteriores.

La primera es Trivago.com, nos funciona muy bien ya que introduces la ciudad en la que buscas alojamiento y de un vistazo te presenta los hoteles de ese destino en función de localización, precio, fechas… pero lo mejor de todo es que te señala la web de reservas que en ese momento ofrece mejor tarifa para tu estancia.

A partir de ahí, seleccionamos unos cuantos que nos interesen y consultamos opiniones en otras dos webs de referencia,  booking.com o Tripadvisor. Esta última tiene cierta controversia por la fiabilidad de las opiniones pero a su favor tiene las fotos de clientes. Booking nos gusta por la garantía de veracidad de sus opiniones, ya que únicamente pueden publicar aquellos que han realizado una reserva en el establecimiento a través de la web.

Es cierto que esto de las opiniones en internet es un tema muy controvertido. Cada uno cuenta su experiencia en función a sus criterios personales, que pueden estar muy lejanos a los tuyos. Además, no es novedad la presión a los establecimientos con realizar una mala crítica si no ofrecen determinados beneficios o la compra de buenas recensiones por parte de determinadas empresas. En cualquier caso, y salvando determinados casos, consideramos muy útil la posibilidad de conocer de primera mano la opinión de otros huéspedes que se han alojado días atrás en el establecimiento.

Como en todo, basta buscar el punto medio entre los extremos. Dicen que si el río suena, agua lleva, pero también es cierto que hemos tenido sorpresas muy favorables en algún establecimiento que tenía críticas negativas en una de estas webs. Es por eso que nos interesan especialmente las fotos publicadas por los clientes, hoy en día todo el mundo tiene cámara en el móvil y no cuesta nada hacer una foto. Si  me estás diciendo que el hotel está muy sucio ¡enséñamelo!, porque una imagen ya se sabe, vale más que mil palabras. A veces es increíble la diferencia entre las imágenes ofrecidas por el establecimiento y las reales que encontraron los huéspedes.

Por lo demás, entendemos que cada uno tiene unos mínimos aceptables y lo que para unos resultan obstáculos insalvables que arruinan un viaje, para otros no son más que pequeñas anécdotas sin importancia. La decisión final es nuestra y la opinión de los demás nos sirve únicamente de orientación. Como es de esperar, como agradecimiento y orientación a otros viajeros, nosotros también dedicamos un tiempo a ofrecer nuestra opinión después de alojarnos en algún establecimiento.

 

¿Qué pedimos a un hotel en nuestros viajes?
Tu opinión nos importa

Deja un comentario